Jueves 12.12.2019
Actualizado hace 10min.

Rizoma Pattern: los innovadores productos que buscan revalorizar el arte y el diseño a través de la indumentaria de diseño único y exclusivo

Se trata de un proyecto pensado y ejecutado por los tres jovenes empresarios sanjuaninos Daniela León, Antonio Beorchia y Mariana Esquivel ¡Ingresá a la nota y conocé su historia!

COMPARTÍ ESTA NOTA

Desde hace un tiempo a esta parte, un grupo de jóvenes sanjuaninos decidieron ebarcarse en el apasionante mundo del emprendedurismo para llevar adelante la idea de confeccionar su propia marca. Se trata de Rizoma pattern, que es un emprendimiento formado por Daniela León y Antonio Beorchia (diseñadores gráficos) y la licenciada en artes visuales Mariana Esquivel, el cual consiste en la realización de pattern para producto, realizados por artistas y diseñadores, aplicados especialmente a la indumentaria y accesorios "Tenemos el objetivo de ayudar al encuentro de identidad personal que busca el ser humano mediante la vestimenta y generar, también, una revalorización del arte y el diseño a través de la indumentaria de diseño único y exclusivo" , cuenta Daniela León.

SUS INICIOS 

El sueño de trabajar por el propio emprendimiento, apareció como una necesidad de estos tres jóvenes estudiantes por encontrar un lugar donde poder volcar sus conocimientos adquiridos en la Universidad "El proyecto nació por una necesidad de trabajo donde pudiéramos volcar nuestros conocimientos universitarios y profesionales y que a la vez nos cautivara y apasionara. En la búsqueda dimos con el mundo del diseño de patterns para producto, especialmente para textiles e indumentaria, ya que este campo de acción no solo involucra el diseño, sino también el arte. Dándole, así, una revalorización al mundo textil, al mundo gráfico y al mundo artístico, ya que los diseños de nuestra marca no solo son realizados por nosotros, sino también por artistas  y diseñadores de la provincia", cuenta Daniela, una de las propietarias de Rizoma.

La relación entre arte e indumentaria existe desde hace mucho tiempo, como bien lo sabían quienes frecuentaban la Factoría Warhol en Nueva York de los 60, en Argentina, fueron los habitués del Di Tella quienes mejor supieron disfrutar los encuentros entre la plástica pop y el diseño de indumentaria. Pero tuvieron que llegar los 80 para que la noción de arte en lo textil fuera algo más que una curiosidad. Se generó un espacio de libertad creativa sumamente potente.

"Es necesario rescatar hoy esos valores artísticos donde la expresión plástica se vea reflejada en la moda, y es para nosotros importante unir el diseño con las artes visuales, alejarnos de la producción banal y copiada, para producir prendas y objetos desde el arte. La elaboración de patrones tal como lo hicieron grandes artistas como William Morris o Escher, y artistas contemporáneos como Laura Varsky, Ángela Corti, entre otros es fuente de inspiración para la confección de cada uno de nuestros productos"

Considerando la identidad como el paradigma de confección de una prenda nos da las claves para entender a esta identidad contemporánea como un proceso de corte y confección. Confeccionamos nuestra identidad a partir de la indumentaria, hecho que no es meramente visual y menos superficial. La indumentaria confecciona sobre nuestro cuerpo una identidad frágil y provisional, lo cual se debe al carácter mismo que poseen las prendas. Jugar con las opciones que nos ofrece la indumentaria es una manera de construir un discurso sobre el cuerpo y desde el cuerpo hacia el otro. Lo que nos permite observar el primer territorio de la identidad contemporánea, el cuerpo; el cual se encuentra en una relación dialéctica con su segundo lugar, la cultura, entre los cuales la indumentaria opera como bisagra.  

"Apelamos al proceso mismo de corte y confección como modelo de confección de identidad, ya que el diálogo que se establece entre esta forma de ejecución y la identidad como construcción, nos resultan significativos por diversas razones. Este proceso de confección en el plano cotidiano se presenta a veces difuso, confuso y hasta demasiado velado por capas y capas de distracciones que dejan al descubierto otras cuestiones. Es por ello que en el arte encontramos el lugar de privilegio donde este proceso de confección de identidad se hace evidente", explica Daniela León.

TROPEZAR Y LEVANTARSE

Equivocarse y aprender del error cometido, parece ser una máxima que no está ajena a ningún emprendedor. En el caso de los creadores de Rizoma, no dudaron ni un ratito en recordar que hubieron algunas falencias que les dejaron enseñanzas y grandes aprendizajes durante sus inicios "El año pasado cuando nuestro emprendimiento todavía era una idea de negocio, fuimos seleccionados para realizar una capacitación gratuita sobre el comportamiento emprendedor, en el programa “Creando comunidades con valor”, capacitación organizada por la Fundación Empretec, La Organización de las Naciones Unidas y el Banco Nación. Esto nos permitió en los 5 meses que lleva de vida nuestro emprendimiento sortear muchos errores, aunque aún así nos encontramos con las falencias con las que se encuentra cualquier emprendedor a sus inicios y cualquier grupo de trabajo como falta de comunicación, diferentes maneras de ver y abordar algunos temas, desorganización de roles, problemas con proveedores, entre otros, consideramos que todavía estamos en la etapa de prueba y error", sostuvo una de sus propietarias.

APOSTAR POR SEGUIR CRECIENDO

No hay avance que se construya sin la planificación de metas y objetivos en el corto, mediano y largo plazo. En esta dirección, Daniela León es clara al referirse a los deseos y sueños a conquistar con su empresa en un futuro "Como objetivos a cumplir en corto plazo estamos planificando la realización de nuevos productos que no solo abarquen el público femenino sino también el masculino, además de la colaboración de artistas internacionales. Tenemos el objetivo también de participar en eventos como la feria de diseño, ya que el año pasado cuando nos convocaron no pudimos participar por falta de stock e introducir para la venta a Rizoma en los distintos locales y showroom de la provincia, ya que hoy la venta la realizamos a través de redes sociales y de manera personal a gente que nos conoce y se entera de nuestros productos"

"También soñamos a largo plazo con abrir un local de nuestra propia marca y también que Rizoma pueda llegar y encontrarse en todo el país", agrega León.

Por último, la joven emprendedora agradece a todos los que los acompañaron y continúan haciéndolo durante este camino desafiante que representa trabajar todos los días por el crecimiento de la propia empresa "Queremos también agradecer a los artistas y profesionales de las distintas índoles que han colaborado con nosotros hasta hoy: Roció Muñoz (artista) conocida como Rosa Palo, Mercedes Yacante (artista), Mayra Zeballos (artista), Carla Zarate (diseñadora de indumentaria), Liliana Gálvez (Modelo y Diseñadora industrial), Marcelo Conca (emprendedor), Sandra Rodríguez de Refugio estudio fotográfico, y desde Mendoza, Gonzalo Lescano de Kanival Estudio (sonidista)", cierra.