Lunes 14.10.2019
Actualizado hace 10min.

Kislév, las primeras hamburguesas de la provincia 100% vegetales y libres de gluten

Se trata de un producto también apto para veganos y celíacos, lo que le otorga un valor diferencial. Son las primeras hamburguesas con estas características del mercado formal nacional. Conocé su historia.

COMPARTÍ ESTA NOTA

En el año 2014, el empresario José Ardini decidió embarcarse en la aventura emprendedora de crear su propia marca para comenzar a comercializar un innovador producto para la provincia y el país. Se trata de “Kislév”, una empresa unipersonal sanjuanina que se dedica a elaborar hamburguesas 100% vegetales y libres de gluten. Es decir que, además de ser un producto para el público en general, es también apto para veganos y celíacos, lo que lo convierte en un producto diferenciado. De hecho, son las primeras hamburguesas con estas características del mercado formal nacional.

La base de las hamburguesas son distintos cereales o legumbres que se combinan con hortalizas y/o especias, para lograr las diferentes variedades. Cada una de ellas de excelente calidad y textura novedosa, ya que al morderlas, se sienten los pedacitos de granos en la boca.

Se comercializan congeladas; duran 12 meses en el freezer y son sumamente naturales, ya que no poseen ni conservantes, ni colorantes, ni saborizantes artificiales.

"Desde un principio me propuse que las hamburguesas fueran sabrosas por sí solas, y que realzarles su sabor con tomate y queso fuese una opción y no una obligación, como pasa con otros productos similares", cuenta el creador de Kislév al recordar los primeros pasos de su marca.

Puede sonar raro y hasta más de uno quizás se pregunte cuál es la relación que guarda el nombre de la marca con el producto que se comercializa, si es que existe algún tiempo de acercamiento en su significación. En esta dirección, José Ardini explica que "El nombre de la marca es una adaptación del nombre del noveno mes del antiguo calendario hebreo, que significa “prosperidad y abundancia”, porque era un mes de muchas lluvias, lo que favorecía los cultivos. Yo le introduje el acento a la palabra para unificar su pronunciación".

SUS INICIOS

Todo emprendimiento siempre tiene un disparador, un momento, una persona, una casualidad, una idea, en fin el punto de partida que enciende la llama del fuego emprendedor para crear nuestra propia empresa. En el caso de Kislév confluyeron una serie de circunstancias que llevaron a su propietario a encarar con fuerza esta innovadora propuesta comercial "La receta original de las hamburguesas me la compartió la hermana de un amigo, quien las hacía para vender entre familiares, vecinos y amigos. Con el objeto de industrializar el producto y llevarlo al mercado formal, parametricé y mejoré la receta en un 80%, y la hice libre de gluten porque mi hija mayor es celíaca, y siempre es de mi interés que la comunidad celíaca tenga más opciones alimenticias a su alcance", comenta Ardini.

Cabe destacar que tanto el establecimiento elaborador como el producto cuentan con las habilitaciones correspondientes de Salud Pública para comercializar a nivel nacional y, además, las hamburguesas figuran en el Listado Integrado de Alimentos Libres de Gluten de la ANMAT (Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica).

Actualmente, la marca cuenta con 9 variedades de hamburguesas. Tres de ellas son creaciones originales de “Kislév”: “Maíz Blanco y Aceituna”, “Humita” y “Humita Brava Ahumada”. Esta última es la variedad más vendida, y es el resultado de conjugar los principales ingredientes de la humita (plato típico argentino), más un suave picante y un fino ahumado, en una deliciosa y práctica hamburguesa de sabor incomparable "Es la variedad que se acaba primero en cada uno de los comercios en donde son distribuidas, porque a la gente le parece muy novedoso encontrar el sabor de la humita en una hamburguesa", afirma su propietario.

Pero para los que no gustan del picante y el ahumado, existe “Humita”. En tanto que “Maíz Blanco y Aceituna”, otra original creación de “Kislév”, también está siendo cada vez más aceptada "Esto sucede a medida que la gente rompe con el prejuicio de que el maíz blanco se usa sólo en el locro y la mazamorra, y se anima a probarla, para darse cuenta de lo riquísima que es esta hamburguesa, también", expresa Ardini respecto a las variedades de sus hamburguesas.

Completan el resto de las variedades: “Soja y Orégano”, “Soja y Anquito”, “Soja y Provenzal”, “Soja y Espinaca”, “Lenteja y Zanahoria” y “Garbanzo”.

ERRORES QUE SE TRANSFORMAN EN APRENDIZAJES

Bajo nuestra condición de seres humanos, siempre cometemos errores. El principal desafío está en poder hacer un análisis de lo ocurrido y aprender de cada situación equívoca que nos toca afrontar. José Ardini no duda a la hora de recordar cual fue una de sus grandes falencias durante el desarrollo y crecimiento de su emprendimiento y como pudo aprender del mismo para terminar de logar el impulso necesario "Creo que el error más importante fue no animarme a vivir de este emprendimiento desde un principio, lo que hizo que el crecimiento se retardara. Si bien sabía que el producto era excelente, por una cuestión de seguridad económica mantuve el emprendimiento y un trabajo en relación de dependencia al mismo tiempo. Fueron épocas difíciles, en donde trabajaba 8 horas para una empresa, y todas las horas que podía en “Kislév”. Recuerdo que sólo dormía 4 horas por día; era un papá divorciado y no podía ver a mis hijas el tiempo que los tres necesitábamos. Eso fue muy duro, y así estuve durante muchos meses", cuenta.

Pero si uno siente que está equivocando el camino nunca es tarde para torcer el rumbo y cambiar las cosas, es así como Ardini comenzó a volcar mayor cantidad de energías a su emprendimiento y logró un mejoramiento importante del mismo "Mi producto se vendía muy bien, y me di cuenta que no estaba creciendo porque no disponía del tiempo necesario para tal fin. Entonces tomé la decisión de dejar el trabajo en relación de dependencia; agarrar todas mis fichas y apostarlas a “Kislév”. FUe una de las mejores decisiones que tomé en mi vida, porque desde ese momento no he parado de crecer, al punto tal que hoy sólo vivo de lo que mi empresa genera y ese crecimiento se potenció con dos créditos que pude gestionar gracias a la gran ayuda que recibí de la Dirección de Pymes y Emprendedores, a cargo de Claudia Fernández, quien lidera un equipo de trabajo formidable. Uno de los créditos fue un PEI y el otro un Fondo Semilla" sostiene el empresario.

NUEVOS DESAFÍOS, MOTORES DEL PROGRESO 

Con la vista puesta en el crecimiento de su marca, pero sin sacar de vista no vovler a cometer los mismos errores del pasado, Ardini es contundente al hablar de su futuro "Como objetivo general, a corto, mediano o largo plazo, es seguir creciendo, porque todo crecimiento es bienvenido, siempre y cuando no me reste tranquilidad emocional ni tiempo con mis hijas".

Pero claro está que trazarse nuevos desafíos es lo que genera una permanente renovación en las ganas de continuar viendo crecer la empresa propia "Mi principal meta  a mediano plazo es hacer que el producto sea de consumo masivo en la provincia de San Juan, y que cuando la gente piense en hamburguesas vegetales, inmediatamente venga a su mente la palabra “Kislév”. También poder expandirme a otras provincias, desde donde ya me han contactado posibles clientes que están muy interesados en sumar las “Kislév” a sus góndolas. Por lo pronto, sólo estoy enviando a la ciudad de Córdoba", afirma el empresario.

Por último, Jose Ardini abre el cofre de los sueños y cuenta una idea súper noble que siempre mantuvo en su mente de poder construir algún día "Un sueño que tengo desde que inicié con “Kislév” es que en algún momento pueda abrir un comedor infantil, en donde tenga la posibilidad de dar, al menos, una comida digna por día a la mayor cantidad de chicos posibles. No sé si voy a tener un comedor chico, mediano o grande. Lo que sí sé es que uno, cinco o diez chicos con una buena comida diaria en sus barrigas es mejor que ninguno".