Domingo 16.06.2019
Actualizado hace 10min.

Casimiro, el blend de excelencia del Valle de Calingasta

El producto vitivinícola de autoría de los sanjuaninos Emiliano Lorenzo y Carlos Tinto, nació a 1400 m.s.n.m. en la Bodega “Las Cambachas” y busca expandir sus horizonte. Conocé su historia.

COMPARTÍ ESTA NOTA

La provincia de San Juan es una de las tierras productoras de vino por excelencia, con grandes reconocimientos a nivel mundial en muchos de sus productos. Año a año, a pesar de las dificultades económicas nacen en nuestra provincia nuevos proyectos vitivinícolas, que fortalecen el desarrollo de la producción y economía local.

Así nació hace un tiempo atrás el vino de autor Casimiro, en el Valle Calingasta, a 1400 m.s.n.m. en la Bodega “Las Cambachas”, una producto de los sanjuaninos Emiliano Lorenzo y Carlos Tinto "La cosecha para lograr el malbec oak syrah, malbec y merlot se realizó a mano en cajones de 16 kilos, alcanzando un blend exquisito, en el cual hay un claro predominio del malbec. La producción se realizó a  través de la minuciosa  selección de cada grano y se llevó a cabo teniendo en cuenta todos los recaudos necesarios y estando el autor presente en todas y cada una de las etapas de elaboración, incluso en la cosecha. Una vez concluida la cosecha se procedió a su posterior crianza en tanque y cuidado, lo cual resulta imprescindible para evitar una oxidación o algún otro proceso que perjudique el producto. Una vez finalizado el producto se realizó se procedió al envasado del mismo", comentó Lorenzo sobre el proceso de cosecha y elaboración de este gran producto vitivinícola.

Pero una vez envasado el vino, existe en el proceso una parte muy importante como es el diseño de una etiqueta atractiva, que guarde una cierta identidad con respecto a la marca y al producto, para poder generar un mayor poder de venta en el mercado. En esta dirección, Emiliano Lorenzo explicó que "La etiqueta fue realizada con acuarelas, su estilo vintage representa la crianza y la tradición; y el avión sobrevolando los viñedos representa la altura de las uvas y la bodega “Las Cambachas” en Calingasta. Es importante destacar que la cosecha y elaboración de 2019 contará con línea de blanco torrontés".

La fuerza y el impulso de los inicios siempre puede más que cualquier barrera que el camino vaya trazando, y Casimiro logró sobreponerse a estas dificultades para hoy ser una realidad que asoma en el mercado y cada vez se instala más en góndolas y mesas de los sanjuaninos "Como todo proyecto personal, el inicio fue algo complicado, no sólo desde lo económico, sino todo lo conlleva armar desde cero y poner a punto una bodega, desde los insumos, materia prima, recursos humanos, tanques, estructura, energía, agua, etc. Todo un desafío, del cual vamos aprendiendo día a día junto con mi socio, el sr. Carlos Tinto", sostuvo Lorenzo.

Pero claro está que para llegar a cumplir los objetivos, los empresarios y emprendedores, sea del rubro que sea, deben sortear varios obstáculos que les van marcando un aprendizaje en la práctica cotidiana o en el mismo proceso de elaboración de sus productos. Emiliano Lorenzo comentó que su caso no fue la excepción y tuvieron algunos puntos sobre los que tuvieron que trabajar fuertemente "Puntualmente en relación a todos los requerimientos y provisiones de la Bodega, debido a que si olvidábamos algún repuesto o insumo no podíamos conseguirlo en Calingasta, sino que debiamos esperar volver a la ciudad para proveernos. Lo cual insume no sólo mayores gastos sino también tiempo", recordó.

Por último, uno de los autores del vino Casimiro comentó que no se detienen y van por más objetivos a alcanzar y sueños por cumplir en el corto, mediano y largo plazo "Personalmente los sueños u objetivos es lograr un producto de excelencia y obtener no solo prestigio en el mercado sino continuidad en el mismo", cerró Emiliano Lorenzo.