Viernes 16.11.2018
Actualizado hace 10min.
  • Moda
  • 21/10/2018 10:05

En el Día de la Madre, te mostramos algunos consejos para entender a tus hijos

Las prioridades cambian, se vuelve difícil encontrar tiempo para una misma, y los momentos de felicidad se alternan con otros de mucha angustia. Con tal motivo, te facilitamos una guía para entenderlos a tus chicos un poco más. 

COMPARTÍ ESTA NOTA

Nadie dice que la maternidad sea fácil, Desde el momento en el que una mujer se entera del embarazo, suele invadirla una oleada de preguntas e incertidumbres que ya no se detendrá. 

Las prioridades cambian, se vuelve difícil encontrar tiempo para una misma, y los momentos de felicidad se alternan con otros de mucha angustia. Por ejemplo, aquellos en los que los hijos parecen de pronto seres de otro planeta, imposibles de comprender. Aquí, una guía para entenderlos un poco más. 

Aprender del nuevo mundo

La vida cotidiana de hoy no es la misma que hace veinte, treinta o cuarenta años. ¿Qué quiere decir eso? Que los bebés no llegan al mismo mundo en el que se criaron sus madres. Por eso, es necesario aceptar que las cosas cambiaron y que comparar con nuestra propia crianza, o tratar de criar a los hijos igual que fuimos criados, no siempre será posible, ni será la mejor opción. 

Conocer sin prejuzgar

Siguiendo ese razonamiento, es común “odiar” muchas cosas que los niños tienen o piden: la Play, un celular a los ocho años, juegos que no entendemos para qué sirven… ¿Pero que pasa si nos sentamos 10 minutos a jugar con ellos, para entender lo que necesitan? A veces, ambos pueden comprenderse mucho mejor si lo intentan. 

Practicar la humildad

Entender que es normal, por ejemplo, que los chicos sepan usar una tablet o un teléfono mejor que sus propios padres y madres. Son jóvenes, plásticos y todo lo que tienen que hacer por ahora es aprender. No hay que frustrarse, sino aprender de ellos. 

Recordar que los hijos “no son nuestros”

“Tus hijos no son tus hijos, / son hijos e hijas de la vida / deseosa de sí misma” es la famosa frase de Kahlil Gibran que aún hoy funciona para recordar que no importa lo que hagamos, los chicos tendrán sus propios deseos y valores, y lo mejor que se puede hacer es respetarlos y apostar a la comunicación para entenderlos.

Crear momentos de encuentro

A veces, sobre todo cuando las madres y padres están muy demandados por otras actividades, como el trabajo, la relación con los hijos se vuelve de puro control. Eso es para los chicos muy frustrante. Hay que saber “fabricar” momentos de encuentro. Eso no significa dejar todo y llevarlos de vacaciones, sino, por ejemplo, como recomienda el diario La Nación, aprovechar para ir a hacer unas compras caminando y pedirles que nos acompañen, para conversar por el camino. 

FUENTE: Vía País