Viernes 16.11.2018
Actualizado hace 10min.

Rocky Bay: el proyecto que dos amigos soñaron en Nueva Zelanda e implementaron en San Juan

Se trata del nuevo Café-Restó Bar inaugurado en la zona céntrica. La idea la tuvieron Maxi Avendaño y Giancarlo Bongiovani, mientras se encontraban de viaje y trabajando en Nueva Zelanda algunos años atrás.

COMPARTÍ ESTA NOTA

Desde hace dos meses, aquel proyecto que dos amigos sanjuaninos, primero soñaron durante un viaje a Nueva Zelanda, y luego se desafiaron a cumplir se hizo realidad. Se trata Rocky Bay Café Resto Bar, la nueva alternativa gastronómica ubicada en el centro que les brinda a los sanjuaninos la posibilidad de degustar desde un rico café en la mañana temprano, pasando por un económico almuerzo ejecutivo, hasta disfrutar de una refrescante pinta de cerveza artesanal al salir del trabajo con la caída del sol.

La idea la tuvieron Maxi Avendaño y Giancarlo Bongiovani, mientras se encontraban de viaje y trabajando en Nueva Zelanda algunos años atrás "Esta idea viene de hace un par de años atrás, cuando con mi mejor amigo y socio Giancarlo, emprendimos un viaje por Nueva Zelanda y el Sudeste Asiático. En aquellos lugares trabajamos en muchos lugares, como por ejemplo cortando kiwi y naranja, como ayudantes de cocina y lavando platos en un hotel y eso fue llevó a querer emprender con nuestro propio producto", comenta Maxi Avendaño, uno de los propietarios, sobre los inicios de Rocky Bay.

Una de las cosas más dificiles a la hora de crear una nueva marca, es elegir el nombre de fantasía para la misma. De hecho, en muchos casos, lleva grandes dolores de cabeza a los propietarios. En el caso de Rocky Bay, los chicos no dudaron y optaron por esta denominación por la historia que habita detrás del mismo "El nombre viene de una playa que está en una isla de Nueva Zelanda donde vivimos durante tres meses. Comercialmente el nombre nos gusto mucho, pero también nos pareció genial la idea de que nuestro negocio lleve un nombre que represente una historia en común por detrás", explica Avendaño.

Así fue creciendo y tomando forma de a poco durante estos dos meses la propia empresa que soñaron estos amigos y que lleva tatuada en su nombre el recuerdo de un momento muy importante de sus vidas. Quizás si no hubiesen tomado la decisión de afrontar ese viaje, nunca hubiesen montado su propio bar, pero el destino marcó que así fuera y hoy disfrutan de un lindo presente "Todo arrancó como un sueño, con ganas de armar algo, pero superó ampliamente nuestras espectativas y estamos muy felices por eso", afirman sus propietarios.

Pero la vida del emprendedor no termina en la concreción del proyecto, sino en constantemente darle vida a nuevas metas y soñar con lo que vendrá. En esta dirección, Avendaño se refiere a los sueños que tenían antes de arrancar con el montado del local y con que imaginan para el futuro crecimiento de su marca "Siempre recordamos que cuando arrancamos con el armado del local, dedicábamos muchísimas horas ahí adentro y en ese momento nuestro sueño era sentarnos en la vereda a poder disfrutar de una cerveza tranquilos y que el local esté funcionando. Hoy en día cumplimos ese objetivo ya que sabemos que nuestro local puede funcionar sin que nosotros estemos", recuerda.

"A largo plazo tenemos el sueño de poder abrir otro local, pero primero queremos saber cuidar y administrar este de manera correcta para que funcione de la mejor manera y sabemos que de hacerlo así la otra posibilidad seguramente llegará", cierran llenos de ilusión los dueños de Rocky Bay, el Café Resto Bar sanjuanino con aires neozelandeses.